Marco teórico

La base teórica conceptual en la que se fundamenta el Atlas Cibernético del Estado de México es la Cibergeografía, cuyo estudio comprende la naturaleza espacial de las redes de comunicación computacionales, incluyendo INTERNET, la World Wide Web y otros “lugares” electrónicos que existen entre las pantallas de las computadoras, lo que generalmente se conoce con el nombre de Ciberespacio (Buzai, G. 2012). Este mismo autor argumenta que la Cibergeografía considera al Ciberespacio como nuevo espacio social, y genera definidas líneas de estudio: la infraestructura física de las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), el espacio funcional que generan los flujos de información global, aspectos socio-demográficos de las nuevas comunidades virtuales y la percepción de los espacios virtuales.

También se retoma el fundamento de la Cartografía Cibernética (Taylor, F. 2003) está es apoyada en los avances de la cartografía digital, de los Sistemas de Información Geográfica y cartográfica, así como en los servicios de multimedia e Internet. En este sentido, no sólo facilita la interactividad en el diseño y aplicaciones temáticas más simples, sino que involucra a los usuarios en estas novedosas formas de comunicación al interrelacionarse con otras disciplinas,.

La Geoinformática como disciplina de la Geografía se define como “todo tipo de aplicación computacional destinado al manejo de la información georeferenciada” (Buzai, G. 1992); y las Geotecnologías que “nos permite acceder y conceptualizar esta nueva realidad geográfica a través de la geoinformación, trabajándolos con procedimientos computacionales; es una visión digital del espacio para analizarlo informáticamente” (Bottino, M. et al. 2009).

De lo anterior, surgieron nuevos conceptos como Atlas Cibernético, que de acuerdo con IGN(2003), un Atlas se define como “una recapitulación y una generalización de los conocimientos científicos contemporáneos en el campo de la geografía física, económica, cultural y política. Sirve como herramienta de consulta al añadir un valor esencial para el gestor público y al proporcionar el conocimiento de los diferentes aspectos que caracterizan el territorio”. En cuanto al término cibernético, este se conceptualiza como “Campo interdisciplinario que intenta abarcar el ámbito de los procesos de control y de comunicación tanto en máquinas como en seres vivos” (Cathalifaud M.A. et al. 1998), por lo tanto, el Atlas Cibernético un es compendio de conocimiento científico de las diferentes ramas de la geografía, regulado mediante una computadora que comunica al usuario la información geoespacial que caracteriza al territorio mediante la realidad virtual.

Modelo teórico del Atlas Cibernético

 

 

Fig.1 Modelo teórico del Atlas Cibernético

 

La visión estratégica para la creación del Atlas Cibernético, parte de un esquema basado en una Infraestructura de Datos Espaciales (IDE) al integrar un conjunto de recursos técnicos (catálogos, servidores, programas, datos, aplicaciones, páginas web) dedicados a gestionar Información Geográfica disponible (mapas, ortofotos, imágenes de satélite), que cumple una serie de condiciones de interoperabilidad (normas, especificaciones, protocolos, interfaces).

 

Componentes de una Infraestructura de Datos Espaciales (Nogueras et al, 2005).

Fig.2 - Componentes de una Infraestructura de Datos Espaciales (Nogueras et al, 2005).

En el esquema anterior, los componentes de la IDE se fundamentan en una interrelación. Anudado a ello, la modernización y el cumplimiento de una norma oficial basada en un análisis de requerimientos, creación de políticas y seguimiento de estándares, para que en conjunto se implementen los componentes tecnológicos y la estructuración de las fuentes de información y lograr con esto valores agregados, resultados eficientes, entre ellos la aceptación de los usuarios.